Seleccionar página

Con motivo de la celebración del IV centenario del reconocimiento de las Escuelas Pías como orden religiosa de votos solemnes, los Padres Escolapios han decidido impulsar de nuevo el proceso de beatificación de Glicerio Landriani.

Landriani (Milán, 1588-Roma, 1618) emparentado con san Carlos Borromeo, conoció en Roma la obra de san José de Calasanz a la que se unió en 1612. Excelente catequista implementó una metodología propia para la enseñanza de la Doctrina Cristiana con los jóvenes, además de apoyar la práctica escolapia de la “Oración Continua”. Las esperanzas puestas en este joven se truncaron con su muerte repentina a los 29 años.

La fama de santidad acompañó a Glicerio en vida y tras su muerte. El mismo san José de Calasanz introdujo su causa de beatificación, pospuesta más tarde una vez fallecido el fundador. La Iglesia reconoció la heroicidad de virtudes en 1931, declarándole venerable.

Las Escuelas Pías desean dar un nuevo impulso a la causa de beatificación al cumplirse 400 años de su reconocimiento como orden religiosa. Lo hacen animados por la veneración ininterrumpida de su figura en estos siglos, proponiéndolo como modelo para todos los niños, jóvenes y educadores de las Escuelas Pías.